Artículos

Laxdæla Dreaming: una heroína de la saga inventa su propia vida

Laxdæla Dreaming: una heroína de la saga inventa su propia vida


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Laxdæla Dreaming: una heroína de la saga inventa su propia vida

Ármann Jakobsson

Estudios de Leeds en inglés: n.s. 39 (2008), 33-51.

Resumen

Los cuatro sueños Probablemente no sea tema de debate que una de las escenas más memorables de todo el corpus de la saga es cuando la joven GuSriin Osvifrsdottir relata sus cuatro sueños con el renombrado sabio Gestr Oddleifsson de Hagi en BarQastrond, en el capítulo 33 87) de la saga Laxdcela. La narración del sueño es la siguiente:

Uti bottumk ek vera stodd vi5 loek nokkurn, ok hafSa ek krokfald a hof5i ok botti mer ilia sama, ok var ek fusari en breyta faldinum, en margir tol5u um, en ek skylda bat eigi gera. En ek hlydda ekki a bat, ok greip ek af hof5i mer faldinn, ok kastaSa ek encendió un loekinn, —ok var bessi draumr eigi lengri […] J> en var upphaf en 65rum draum, en ek bottumk vera stodd hja vatni einu; sva botti mer, sem kominn vasri silfrhringr a hond mer, ok bottumk ek eiga ok einkarvel sama; botti mer pat vera allmikil gersemi, ok astlaSa ek lengi en eiga. Ok er mer varu minnstar vanir, pa renndi hringrinn af hendi mer ok a vatnit, ok sa ek hann aldri si’San. J> 6tti mer sa skaSi miklu meiri en ek maetta en glikendum ra5a, J ^ ott ek hef5a einum grip tynt. SiSan vaknaSa ek. […] Sa er inn priSi draumr minn, en ek pottum hafa gullhring a hendi, ok bottum ek eiga hringinn, ok botti mer boettr skaSinn; om mer bat me abrazo, at ek mynda bessa hrings lengr njota en ins fyrra; en eigi botti mer sja gripr pvi betr sama, sem gull er dyrra en silfr. SiSan bottumk ek falla ok vilja sty5ja mik me5 hendinni, en gullhringrinn mffitti steini nokkurum ok stokk f tva hluti, ok botti mer dreyra o hlutunum. I> at botti mer likara harmi en skaSa, er ek bottumk ba bera eptir; kom mer ba me abrazo, en brestr hafSi verit a hringnum, ok ba er ek hugda en brotunum eptir, ba bottumk ek sja fleiri brestina a, ok botti mer bo, sem heill myndi, ef ek hefSa betr til gaett, ok var eigi bessi draumr lengri. […] Sa er inn fjor3i draumr minn, en ek bottumk hafa hjalm a h6f5i af gulli ok mjok gimsteinum settan. Ek bottumk eiga ba gersemi; en bat botti mer helzt at, at hann var nokkurs til bungr, bvi at ek fekk varla valdit, ok bar ek hallt hofu5it, ok gaf ek bo hjalminum enga sok a bvi ok aetlaSa ekki at loga honum, en bo steypSisk hann af hof5i mer ok encendió un HvammsfjrS, ok eptir bat vaknaSa ek. Eru per nu sagSir draumarnir allir. "

“Parecía estar de pie al aire libre, junto a un arroyo, con un tocado alto que sentí que no me sentaba nada bien. Quería cambiarme el tocado pero mucha gente lo desaconsejó. Me negué a escucharlos, me arranqué el tocado de la cabeza y lo arrojé al arroyo. El sueño terminó ahí. […] Al comienzo del segundo sueño, parecía estar de pie junto a un lago. Parecía tener un anillo de plata en el brazo que me pertenecía y me quedaba especialmente bien. Lo apreciaba mucho y tenía la intención de conservarlo bien y por mucho tiempo. Pero el anillo se deslizó de mi brazo cuando menos lo esperaba y cayó al lago y nunca más lo volví a ver. Me invadió una sensación de pérdida mucho mayor de la que debería haber sentido al perder un mero objeto. Después de eso me desperté. […] En el tercer sueño parecía tener un anillo de oro en mi brazo; era mío y parecía compensar mi pérdida. Esperaba tener el placer de tener este por más tiempo que el anterior. De todos modos, no era como si me sentara mucho mejor, no en comparación con lo mucho más caro que es el oro que la plata. Luego me caí y extendí la mano para frenar mi caída, pero el anillo de oro golpeó una piedra y se partió en dos, y pensé ver sangre salir de los pedazos. Mis sentimientos posteriores fueron más dolorosos que arrepentidos. Me di cuenta de que había un defecto en el ring, y al examinar las piezas pude ver otros defectos. De todos modos, tuve la impresión de que si lo hubiera cuidado mejor, el anillo podría haber sido de una sola pieza. El sueño terminó aquí. […] En mi cuarto sueño parecía tener un casco de oro en la cabeza, engastado con muchas gemas. Este tesoro era mío. Pero me pareció que era demasiado pesado para soportarlo.


Ver el vídeo: Mitomanía: La mentira como una forma de vida (Mayo 2022).


Comentarios:

  1. Theodorus

    Información muy útil

  2. Iseabail

    he eliminado el problema

  3. Odom

    Lamento que interfieran, yo también me gustaría expresar mi opinión.

  4. Pimne

    La elección es complicada para ti

  5. Goltilkree

    Tu opinión es tu opinión

  6. Nels

    wow, como uuuuuuuuuuutooooooo))

  7. Jock

    La elección es complicada para ti



Escribe un mensaje