Artículos

Ley de suministro de comidas escolares

Ley de suministro de comidas escolares



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Margaret McMillan y Fred Jowett fueron miembros de la Junta Escolar que introdujo las comidas escolares gratuitas en Bradford. En realidad, esto era ilegal y Bradford podría haberse visto obligado a poner fin a este servicio. McMillan y Jowett intentaron persuadir al Parlamento para que presentara una legislación que aliente a todas las autoridades educativas a proporcionar comidas a los niños. McMillan argumentó que si el estado insiste en la educación obligatoria, debe asumir la responsabilidad de la alimentación adecuada de los niños en edad escolar. Un informe publicado en 1889 indicó que más de 50.000 alumnos sólo en Londres asistían a la escuela "por falta de comida".

Las elecciones generales de 1906 eligieron un gobierno liberal comprometido con la reforma social. Fred Jowett, el diputado laborista de Bradford fue elegido miembro de la Cámara de los Comunes por primera vez. El discurso inaugural de Jowett fue sobre el tema de las comidas escolares y finalmente logró convencer al Parlamento de que los niños hambrientos tenían problemas para aprender y en 1906 aprobó la Ley de Provisión de Comidas Escolares. Esta ley permitió a las autoridades locales proporcionar comidas escolares. Sin embargo, las autoridades locales tardaron en responder a esta legislación y en 1939 menos del 50% prestaba este servicio.

Trabajaría y apoyaría una buena comida gratis al día. Como todas las opiniones médicas imparciales declaran que es imposible educar a niños medio hambrientos o insuficientemente alimentados sin lesiones físicas y mentales, y bajo nuestro sistema actual de sociedad es imposible para nuestras clases trabajadoras asegurar a sus niños una alimentación adecuada.


David Laws habla sobre las comidas escolares gratuitas universales para bebés

El Ministro de Escuelas anuncia que el 99% de las escuelas están ahora en camino de entregar comidas escolares gratuitas para niños universales este septiembre.

Esto fue publicado bajo el gobierno de coalición conservador y liberal demócrata de 2010 a 2015.

Gracias por invitarme a hablar hoy en su conferencia.

Estoy encantado de estar aquí y poder agradecerles en persona por todo el arduo trabajo que hacen y también, lo que es crucial este año, por el esfuerzo masivo y exitoso que muchos de ustedes están realizando para implementar la política del gobierno de universalidad. comidas escolares infantiles gratuitas a partir de este mes de septiembre.

Recientemente leí sobre un estudio de investigación sobre la alimentación escolar en el norte de Inglaterra.

En el estudio, alrededor de 40 niños de 2 escuelas recibieron desayuno y almuerzo financiados por el estado. El estudio informó cómo las comidas mejoraron el comportamiento de los alumnos.

¿Cuál fue la fecha de este estudio? No era 2007, ni siquiera 1997. Era 1907.


Una historia abreviada del almuerzo escolar en Estados Unidos

A medida que los jóvenes de America & rsquos comienzan otro año escolar, seguramente también comenzará de nuevo el debate anual sobre lo que están comiendo esos niños. Los almuerzos escolares de hoy son, por decirlo suavemente, una fuente de mucha controversia, pero no siempre ha sido así.

Para 1900, 34 de los 45 estados de entonces tenían leyes que exigían la educación obligatoria para todos los niños menores de 14 años. Conscientes de la tremenda desigualdad social de esta era industrial, los reformadores vieron la necesidad de mejorar los resultados de todos los estudiantes atraídos a la sistema educativo. "Si es una cuestión de principios en la América democrática que cada niño debe recibir una cierta cantidad de instrucción", escribió el reformador Robert Hunter en su desgarrador libro de 1904 Pobreza, & ldquoharemos que les sea posible recibirlo & hellip haciendo una provisión completa y adecuada para las necesidades físicas de los niños que provienen de hogares de pobreza. & rdquo El acceso a alimentos saludables era una de estas necesidades y las escuelas estaban en una posición única para brindar sus alumnos con comidas nutritivas.

Filadelfia y Boston fueron las dos primeras ciudades estadounidenses en instituir programas de almuerzos escolares, a partir de finales del siglo XIX. Estos esfuerzos fueron encabezados en gran parte por organizaciones de bienestar, como la Unión Industrial y Educativa de Mujeres y rsquos en Boston y la Asociación del Centro Starr en Filadelfia, que comenzaron a servir comidas calientes por el precio de un centavo en las escuelas secundarias ya en 1894.

La respuesta que recibieron estos programas fue abrumadoramente positiva. Como un informe enviado a La Revista de Economía Doméstica en 1910 describe, & ldquothe maestros [en Boston] son ​​unánimes en la creencia de que los almuerzos están ayudando a los niños tanto física como mentalmente. & rdquo

Se demostró que estos programas no solo brindan a los cuerpos en crecimiento alimentos nutritivos, sino que también les enseñan a los niños hábitos alimenticios saludables y los ayudan a aprender a elegir sabiamente sus alimentos. Con tan excelentes resultados, los almuerzos escolares se expandieron rápidamente a más escuelas y más municipios en todo el condado.

No fue sino hasta la Gran Depresión que el gobierno federal se involucró en los programas de alimentación escolar. A principios de la década de 1930, los agricultores se enfrentaban a la ruina financiera debido al colapso de los precios, los trabajadores tenían dificultades extremas para encontrar trabajo y los niños pobres experimentaban una desnutrición y un hambre cada vez mayores. Los programas de almuerzos escolares surgieron como la solución perfecta a los tres problemas.

Utilizando los diversos brazos del presidente Roosevelt & rsquos New Deal, el gobierno federal compró cultivos excedentes a los agricultores y empleó a miles de mujeres para cocinar y servir estos alimentos a los estudiantes hambrientos. Para 1941, los programas de comidas escolares con apoyo federal estaban operando en todos los estados, además del Distrito de Columbia y Puerto Rico, con 64,298 personas que servían más de 2 millones de almuerzos diarios.

Pero el programa de almuerzos escolares no era un mandato permanente. Cuando los suministros de alimentos se redujeron y la mano de obra se hizo escasa durante la Segunda Guerra Mundial, el número de comidas escolares servidas disminuyó vertiginosamente. Reconociendo los beneficios de mantener a los niños bien alimentados y saludables, en 1946 el Congreso aprobó la Ley Nacional de Almuerzos Escolares:

Por la presente se declara que es la política del Congreso, como medida de seguridad nacional salvaguardar la salud y el bienestar de los niños de la Nación y los niños y alentar el consumo interno de productos agrícolas nutritivos y otros alimentos, ayudando a los Estados, mediante subvenciones y otros medios, a proporcionar un suministro adecuado de alimentos y otros instalaciones para el establecimiento, mantenimiento, operación y expansión de programas de almuerzos escolares sin fines de lucro.

En las décadas posteriores, los programas se expandieron para alimentar a más niños de más formas. Eisenhower y Nixon aumentaron los presupuestos para los programas de almuerzos escolares, mientras que la Ley de Nutrición Infantil de 1966 agregó más subsidios para los niños de bajos ingresos, así como programas de leche y desayunos escolares.

Las cosas cambiaron cuando Ronald Reagan asumió el cargo.

En 1981, como parte de un intento por reducir el desperdicio del gobierno, la Administración Reagan recortó el gasto federal en almuerzos escolares en $ 1.5 mil millones e intentó compensar el presupuesto reducido reduciendo las porciones de almuerzo, reduciendo el número de niños pobres elegibles para recibir alimentos gratis o reducidos. almuerzo, y la famosa declaración de que el ketchup era un vegetal para cumplir con los estándares nutricionales.

Con menos apoyo federal, los almuerzos escolares en las décadas de 1980 y 1990 se privatizaron cada vez más y los estándares de nutrición a menudo pasaron a un segundo plano. En este mismo período, las tasas de obesidad infantil en los Estados Unidos se dispararon. Los almuerzos escolares ocuparon un lugar destacado en el debate sobre los niños sanos. El mosaico de regulaciones que quedan con respecto a la inocuidad y salubridad de los alimentos llevó a TIME a declarar que muchos distritos escolares estaban "comiendo almuerzos".

En 2010, en un intento por volver a las intenciones originales de los programas de almuerzos escolares, el Congreso aprobó la Ley de Niños Saludables y Sin Hambre de 2010, que permite al Departamento de Agricultura revisar las comidas escolares para cumplir con los nuevos estándares de nutrición. Si bien nadie puede negar la importancia de una mejor alimentación para las mentes en crecimiento (o el entusiasmo de la primera dama Michelle Obama), los críticos afirman que el programa ha producido alimentos desagradables que conducen al desperdicio de alimentos, menores ganancias para los programas de almuerzos escolares e incluso más niños que van sin almuerzo. Quienes están a favor de las reformas afirman simplemente que está funcionando. Un informe de 2016 declara que, a pesar del bullicio en las cafeterías de todo el país, la nueva ley está brindando a los niños alimentos más saludables en la escuela.

Independientemente de dónde se encuentre uno en el debate, vale la pena recordar que los almuerzos escolares alguna vez no fueron controvertidos. Y seguramente todos podemos estar de acuerdo en la importancia de su función original: un medio para asegurarse de que los niños estén bien alimentados y sanos, para que puedan crecer, aprender y mejorar la nación.

Emelyn Rude es historiadora de alimentos y autora de Sabe a pollo, disponible ahora.


El Reino Unido tiene una larga trayectoria en la provisión de cenas escolares a los niños de la escuela primaria. Los registros más antiguos se remontan a 1879 en Manchester, donde los niños indigentes y mal alimentados recibían comidas escolares gratuitas. En 1906, el Gobierno Liberal publicó la Ley de Educación (Provisión de Comidas), que permitía a las autoridades locales (AL) proporcionar comidas escolares; sin embargo, no era un requisito legal hacerlo. Sin embargo, los AL tardaron en asimilar el acto y muy pocos niños recibían comidas escolares gratuitas. La Ley de Educación de 1921 estableció los criterios de comestibilidad para las comidas escolares gratuitas, sin embargo, una huelga de mineros significó que la ley se desvió de su curso y no tuvo un impacto.

1944 vio la introducción de la Política Nacional de Comidas Escolares, que requería que las comidas escolares proporcionaran un nivel equilibrado y apropiado de proteínas, grasas y calorías. Se convirtió en un requisito legal garantizar que todas las comidas escolares fueran coherentes con los estándares nutricionales y que los niños de hogares de bajos ingresos recibieran una cena escolar gratuita todos los días.

Sin embargo, bajo el gobierno conservador de Margaret Thatcher, el suministro de alimentos escolares sufrió daños considerables. Durante su primer mandato, recortó los fondos para la leche escolar gratuita para todos los alumnos. En el segundo, se abolieron las normas nutricionales para la alimentación escolar y se terminó el derecho a comidas escolares gratuitas para miles de niños en el Reino Unido en un intento por reducir los costos. Como resultado, el nivel de las comidas escolares se redujo drásticamente. Tanto es así, una encuesta realizada en 1999 encontró que los niños durante el período de racionamiento en las décadas de 1940 y 1950 consumían más nutrientes con menos grasa y azúcar en comparación con los niños que crecían en la década de 1990.

Jamie Oliver encabezó la revolución de las comidas escolares en 2004, a través de su serie 'Jamie's School Dinners' que reveló que los servicios de catering externos estaban alimentando a los niños del Reino Unido con alimentos ricos en energía y pobres en nutrientes a diario: pavo crujiente, emoticonos de papa, papas fritas, pizzas y tartas. El gasto medio en ingredientes por comida fue de tan solo 40 peniques. Con el apoyo de varios sectores, padres y alumnos, las comidas escolares pasaron a ocupar un lugar destacado en la agenda política de las elecciones generales de 2005. En respuesta, nuevos requerimientos nutricionales que permitieron una dieta más equilibrada y rica en nutrientes. Las porciones de alimentos fritos, rebozados y empanizados ahora solo podían servirse no más de dos veces por semana.

Bajo el gobierno de coalición, el viceprimer ministro Nick Clegg creó la iniciativa "Comidas Escolares Universales Gratis para Niños" (UIFSM). Todos los niños de la recepción, del primer y segundo año de todos los orígenes pudieron reclamar comidas escolares gratuitas, lo que amplió el derecho a 1,55 millones de niños adicionales. Después de solo 3 años, Theresa May anunció en el Manifiesto Conservador de 2017 que eliminarían el UIFSM y lo reemplazarían con desayunos escolares gratuitos en el año académico 2017/18, en caso de que ganaran las elecciones generales. Como resultado, 900,000 niños de familias con dificultades perderían su derecho a un almuerzo escolar gratuito Los planes afectarían aún más al 60% de los británicos que trabajan en la pobreza, a pesar de que May se comprometió a dar prioridad a las familias que están "Solo se trata de administrar". Mientras que los laboristas y los demócratas liberales se han comprometido a extender las comidas escolares gratuitas a todos los niños. Los conservadores han argumentado que los desayunos escolares gratuitos son más rentables y mejoran el rendimiento de los niños en la escuela. Sin embargo, los activistas afirman que no todos los niños llegarán a tiempo para el desayuno, pero todos estarán allí para recibir su almuerzo. Los planes han ganado mucha publicidad negativa y varios sectores han expresado su enfado por la propuesta.

Las comidas escolares gratuitas han tenido una historia turbulenta. Sin embargo, ante la crisis de obesidad infantil, la pobreza y las dañinas desigualdades en la salud, deberíamos seguir invirtiendo y mejorando nuestra política de comidas escolares, no desinvirtiendo. No se puede subestimar la importancia de una comida caliente y nutritiva durante el día para los escolares. No importa qué partido gane las elecciones generales el jueves, debemos asegurarnos de que nuestros niños pequeños continúen recibiendo comidas escolares gratuitas y que el trabajo en esta agenda continúe.

Por qué deberíamos mantener UIFSM:

  • Brindar seguridad alimentaria a los niños que viven en hogares con inseguridad alimentaria.
  • Mejora los logros educativos, las habilidades sociales y el comportamiento, lo que ayuda a los niños a convertirse en adultos más saludables y productivos. Por lo tanto, rompiendo el ciclo de pobreza y bajo rendimiento.
  • Los hábitos alimentarios formados en la vida temprana se traducen en gran medida en la edad adulta. Por lo tanto, UIFSM apoya el desarrollo de hábitos alimenticios saludables a largo plazo.
  • Ayuda a las familias con el costo de vida ahorrando £ 400 al año por niño.
  • Sin UIFSM, más niños consumirán almuerzos para llevar que no están regulados por los estándares nutricionales. Como resultado, solo el 1% de los almuerzos para llevar cumplen con las pautas dietéticas recomendadas. Para obtener más información sobre el estado de los almuerzos para llevar en el Reino Unido, lea nuestro blog aquí.
  • UIFSM normaliza la alimentación saludable desde una edad temprana.
  • Se ha demostrado que una comida nutritiva y caliente durante el día mejora la dieta general de los niños, no solo en las escuelas. Los niños que comen en la escuela tenían una menor ingesta diaria de azúcar, grasas totales, grasas saturadas y sal en comparación con los que no lo hacen.
  • Sentarse y comer juntos ayuda a los niños a ampliar sus habilidades sociales, modales en la mesa y a apoyar la igualdad al nivelar las diferencias de origen.
  • El costo para la salud de reducir las comidas escolares será mucho mayor que los ahorros realizados.
  • Ayuda a reducir el estigma en torno a las comidas escolares, ya que todos los niños son tratados por igual en UIFSM.
  • Apoya a la fuerza laboral de la restauración y proporciona una valiosa fuente de empleo. El 21% de la fuerza laboral podría perder sus puestos de trabajo según los planes de Theresa May.

¡Firme la Petición aquí y muestre su apoyo a las Comidas Escolares Gratuitas Universal para Infantes!


Cumplimiento y ejecución de la disposición Buy American en el NSLP

El Servicio de Alimentos y Nutrición ha seguido recibiendo una serie de consultas relacionadas con los detalles y la aplicación de la disposición Buy American en 7 CFR 210.21 (d). Este memorando reemplaza a SP 24-2016, Cumplimiento y aplicación de la disposición Buy American en el Programa Nacional de Almuerzos Escolares, con fecha del 3 de febrero de 2016. Esta guía proporciona varias actualizaciones, incluido el lenguaje del contrato sugerido que se utilizará en las solicitudes, y sirve para Reforzar la importancia de la disposición Buy American para nuestra economía y sus efectos positivos en las pequeñas empresas y empresas locales.

Comprar requisitos de provisiones estadounidenses La Sección 104 (d) de la Ley de Reautorización de Nutrición Infantil William F. Goodling de 1998 (PL 105-336) agregó una disposición, la Sección 12 (n) a la Ley Nacional de Almuerzos Escolares (NSLA) (42 USC 1760 (n)), exigir a las autoridades alimentarias escolares (SFA, por sus siglas en inglés) que compren, en la medida de lo posible, productos o productos básicos nacionales. Esta disposición de Buy American apoya la misión de los programas de nutrición infantil, que es servir comidas nutritivas a los niños y apoyar la agricultura estadounidense.

La disposición Buy American se aplica a los SFA ubicados en los 48 estados contiguos de los Estados Unidos y es uno de los estándares de adquisición que estos SFA deben cumplir al comprar productos alimenticios comerciales que se sirven en los programas de comidas escolares. Aunque Alaska, Hawái y los territorios de EE. UU. Están exentos de la disposición Buy American, los SFA en Hawái están obligados a comprar productos alimenticios producidos en Hawái en cantidades suficientes, según lo determinado por SFA, para satisfacer las necesidades del programa de comidas escolares según 7 CFR 210.21 ( d) (3). Asimismo, los SFA en Puerto Rico están obligados a comprar productos alimenticios producidos en Puerto Rico en cantidades suficientes, bajo 42 USC 1760 (n) (4).

La sección 12 (n) de la NSLA define "materia prima o producto nacional" como una materia prima agrícola que se produce en los EE. UU. Y un producto alimenticio que se procesa en los EE. UU. Utilizando sustancialmente materias primas agrícolas producidas en los Estados Unidos. El lenguaje del informe que acompaña a la legislación señaló que "Significa sustancialmente más del 51% de productos estadounidenses". Por lo tanto, más del 51% del producto procesado final (por peso o volumen) debe consistir en productos agrícolas que se cultivaron en el país. Por lo tanto, para los alimentos que no se procesan, los productos agrícolas deben ser domésticos, y para los alimentos que se procesan, deben procesarse en el país utilizando componentes de alimentos agrícolas nacionales que se componen de más del 51% de los productos cultivados en el país, por peso o volumen, según lo determinado por el SFA.

En el caso de los productos adquiridos por las SFA para su uso en los programas de nutrición infantil que utilizan fondos de la cuenta del servicio de alimentos sin fines de lucro, el componente alimenticio del producto se considera el producto agrícola. FNS define el componente alimentario como uno de los grupos de alimentos que comprende las comidas reembolsables. Los componentes de los alimentos son: carnes / sustitutos de carne, cereales, verduras, frutas y leche líquida. Consulte el Título 7 del Código de Reglamentaciones Federales 210.2 para obtener las definiciones completas. Cualquier producto procesado por un proveedor ganador debe contener más del 51% del componente alimenticio del producto, por peso o volumen, de origen estadounidense. Esta definición de producto doméstico satisface tanto las necesidades de las escuelas como de la agricultura estadounidense. Los productos de Guam, Samoa Americana, Islas Vírgenes, Puerto Rico y las Islas Marianas del Norte se consideran productos nacionales según esta disposición, ya que estos productos son de los territorios de los EE. UU.

Implementación de la disposición Buy American Se recuerda a las SFA que para todas las transacciones de adquisición de alimentos cuando los fondos se utilizan de la cuenta de servicio de alimentos sin fines de lucro, ya sea directamente por una SFA o en su nombre, las transacciones de adquisición deben cumplir con la disposición Buy American. La implementación de la disposición Buy American debe realizarse mediante: la inclusión de Buy American en los procedimientos de adquisición documentados, los documentos de prototipos de las agencias estatales y todas las solicitudes y contratos de adquisición, incluidos los requisitos nacionales en las especificaciones de la licitación, el seguimiento del contrato y la verificación del costo y la disponibilidad de alimentos nacionales y no domésticos utilizando datos en el informe de mercado semanal del USDA Agricultural Marketing Service (AMS) en https://marketnews.usda.gov/mnp/fv-report-config-step1?type=termPrice.

La disposición Buy American apoya a las pequeñas empresas y a las empresas locales El uso de productos alimenticios de fuentes locales apoya a los agricultores locales y brinda opciones saludables para los niños en los programas de comidas escolares al tiempo que apoya la economía local. Exigir el cumplimiento de la disposición Buy American también respalda a las SFA que trabajan con empresas locales o pequeñas, minoritarias y propiedad de mujeres, según lo exigen las regulaciones federales (consulte 2 CFR 200.321). FNS también fomenta la compra de productos alimenticios de fuentes locales y regionales cuando se amplían los esfuerzos de la granja a la escuela.

USDA Foods cumple con los requisitos de Buy American FNS anima a los SFA a maximizar su uso de USDA Foods, que cumplen con los requisitos de Buy American. Los alimentos del USDA son nacionales, y la compra de fuentes de origen 100% nacionales es una política de larga data del USDA basada en la Sección 32 de la Ley de Agricultura de 1935 (PL 74-320 según enmendada 7 USC 612c). Sin embargo, los productos finales procesados ​​que contienen USDA Foods deben cumplir con el requisito nacional del 51%, por peso o volumen.

Excepciones limitadas a la disposición Buy American Hay excepciones limitadas a la disposición Buy American que permiten la compra de alimentos que no cumplan con el estándar "doméstico" como se describe anteriormente (es decir, "no doméstico") en circunstancias en las que el uso de alimentos domésticos no es realmente factible. Estas excepciones, según lo determina la SFA, son:

  • El producto no se produce o fabrica en los EE. UU. En cantidades suficientes y razonablemente disponibles de una calidad o
  • Las ofertas competitivas revelan que los costos de un producto estadounidense son significativamente más altos que los de un producto no nacional.

Cabe señalar que FNS no ha definido una cantidad en dólares o un porcentaje que provoque una excepción que requiera la consideración de alternativas. Antes de utilizar una excepción, se deben considerar alternativas a la compra de productos alimenticios no domésticos. Por ejemplo, los SFA deberían preguntar:

  • ¿Existen otras fuentes domésticas para este producto?
  • ¿Existe un producto nacional que podría sustituirse fácilmente, si el producto no nacional es menos costoso (por ejemplo, sustituir las peras nacionales por manzanas no nacionales)?
  • ¿Estoy solicitando ofertas para este producto en la mejor época del año? Si contraté antes o después de la temporada, ¿cambiarían los precios y / o la disponibilidad?
  • ¿Estoy usando verificación de terceros, como a través del USDA AMS, para determinar el costo y la disponibilidad de alimentos domésticos y no domésticos?

Si una SFA utiliza una de las excepciones anteriores, no es necesario solicitar una exención a la agencia estatal o al FNS para comprar un producto no nacional. Sin embargo, los SFA deben conservar la documentación que justifique el uso de excepciones. FNS ha proporcionado un lenguaje de muestra de los mismos, que se utilizará como referencia en los documentos de licitación y contrato. Estos se encuentran en la Pregunta 5 en el documento de Preguntas y Respuestas a continuación. La supervisión de los contratistas por parte de la SFA y la supervisión de la agencia estatal son funciones críticas para hacer cumplir la disposición Buy American, incluida la revisión de las excepciones, como se describe más adelante.

Cumplimiento y seguimiento de la disposición Buy American por parte de las SFA Para garantizar el cumplimiento de la disposición Buy American, la SFA debe garantizar que el lenguaje de la solicitud y del contrato incluya el requisito para los productos y productos agrícolas nacionales. La SFA también debe incluir el requisito Buy American en sus procedimientos de adquisición documentados y conservar registros que documenten cualquier excepción. Los SFA deben solicitar al proveedor, es decir, al fabricante o distribuidor, información específica sobre el porcentaje de contenido estadounidense en cualquier producto final procesado. Para que los SFA puedan documentar el contenido nacional, deben incluir en su proceso de adquisición un requisito para certificar el porcentaje nacional del componente alimentario agrícola de las materias primas y productos.

Además, la SFA debe monitorear el lenguaje de la solicitud y del contrato para determinar el cumplimiento del contratista según lo requiere 2 CFR 200.318 (b), a fin de garantizar que los contratistas se desempeñen de acuerdo con los términos, condiciones y especificaciones de sus contratos u órdenes de compra. El monitoreo también se logra mediante la revisión de los productos y las facturas o recibos de entrega para garantizar que la comida nacional que se solicitó y adjudicó es la comida que se recibe. Los SFA también deben realizar una revisión periódica de las instalaciones de almacenamiento, congeladores, refrigeradores, almacenamiento en seco y almacenes para garantizar que los productos recibidos sean los solicitados y adjudicados, y cumplan con la disposición Buy American.

Seguimiento de la oferta Buy American por parte de agencias estatales Las agencias estatales que llevan a cabo revisiones de adquisiciones junto con, o como una revisión separada del proceso de revisión administrativa, deben garantizar el cumplimiento de la SFA con la disposición Buy American. Durante una revisión de adquisiciones, las agencias estatales deben: (1) determinar si los SFA están comprando productos nacionales como se define en 7 CFR 210.21 (d) (2) verificar que las solicitudes y contratos contengan el lenguaje de certificación Buy American recomendado en las Preguntas 6 y 7 a continuación y (3) revisar una muestra de facturas o recibos de proveedores para determinar si los alimentos nacionales solicitados fueron proporcionados por el contratista adjudicado. Si la SFA no cumple con la disposición Buy American, la agencia estatal debe emitir un hallazgo y requerir una acción correctiva que puede incluir:

  • Exigir enmiendas al contrato para incluir lenguaje para el suministro de alimentos nacionales, o una nueva solicitud si las partes contratantes o la agencia estatal determinan que la enmienda al contrato es un cambio sustancial.
  • Asistir a una capacitación en adquisiciones para aumentar el cumplimiento de los estándares de adquisiciones, incluida la disposición Buy American y
  • Acción fiscal por hallazgos repetidos o atroces, caso por caso con la aprobación de la oficina regional apropiada de FNS.

Durante una revisión administrativa en el lugar, las agencias estatales deben mirar las etiquetas de una variedad de productos alimenticios en las instalaciones de almacenamiento de SFA y si la agencia estatal identifica alimentos no domésticos, la agencia estatal debe solicitar documentación que justifique las excepciones limitadas descritas encima. Si no se proporciona, la agencia estatal debe emitir un hallazgo y requerir una acción correctiva, que puede incluir:

  • Exigir la revisión de las entregas de alimentos para el cumplimiento del contratista
  • Seguimiento para garantizar la entrega de los componentes alimentarios nacionales correctos contratados.
  • Antes de aceptar alimentos, asegurarse de que se haya aprobado para la entrega un componente alimentario nacional alternativo o una excepción para la compra de alimentos no domésticos.
  • Acción fiscal por hallazgos repetidos o atroces, caso por caso con la aprobación de la oficina regional apropiada de FNS.

Tanto el equipo de revisión administrativa como el de revisión de adquisiciones deben trabajar juntos y comunicar los hallazgos con el fin de brindar un monitoreo integral del requisito de Buy American.

Se recuerda a las agencias estatales que distribuyan este memorando a las SFA de inmediato. Los SFA deben dirigir cualquier pregunta relacionada con esta guía a su agencia estatal. Las agencias estatales que tengan preguntas deben comunicarse con la oficina regional de FNS correspondiente.

Sarah E. Smith-Holmes
Director
Seguimiento del programa y apoyo operativo
Programas de nutrición infantil


Hoja informativa: Las escuelas sirven, los niños comen comidas escolares más saludables gracias a la Ley de Niños Saludables y Sin Hambre

Durante los últimos tres años, los niños han comido desayunos, almuerzos y refrigerios más saludables en la escuela gracias a la Ley bipartidista de Niños Saludables y Sin Hambre, que realizó las primeras mejoras significativas en la nutrición de los alimentos y bebidas que se sirven en cafeterías y se venden en máquinas expendedoras. en 30 años. Gracias a la Ley de Niños Saludables y Sin Hambre y otras estrategias, la tendencia nacional de obesidad infantil se está revirtiendo lentamente y nuestros niños tienen más energía para aprender y crecer, más oportunidades de prosperar y una mejor salud en general.

Dado que el Congreso centra su atención en reautorizar la Ley este año, es importante recordar que

Nuestros niños están luchando contra una epidemia nacional de obesidad cuyo tratamiento cuesta $ 190,2 mil millones por año y, según los generales estadounidenses jubilados, amenaza nuestra seguridad nacional al hacer que casi uno de cada tres adultos jóvenes no sea apto para servir en las fuerzas armadas de nuestra nación. Si no continuamos invirtiendo en la salud de nuestros hijos, esta generación será la primera en vivir una vida más corta que la de sus padres.

Sin duda, la Ley ha mejorado la calidad de las comidas escolares, así como la salud y el bienestar de nuestros niños y, por ello, cuenta con el apoyo de padres, profesores, médicos y los propios niños. El USDA continúa trabajando con las escuelas, escuchando con atención y brindando tiempo, flexibilidad, orientación y recursos para ayudarlos a servir comidas más saludables. Ahora no es el momento de dar marcha atrás en un futuro más saludable para nuestros niños; es por eso que el secretario de Agricultura, Tom Vilsack, alienta al Congreso a actuar rápidamente para reautorizar una sólida Ley de Niños Saludables y Sin Hambre y apoyar el éxito continuo de las comidas más saludables.

  • El apoyo a las comidas escolares más saludables es bipartidista. Una encuesta de septiembre de 2014 publicada por The Pew Charitable Trusts, la Fundación Robert Wood Johnson y la Asociación Estadounidense del Corazón encontró que el 87 por ciento de los demócratas, el 70 por ciento de los independientes y más de la mitad de los votantes registrados con niños en las escuelas públicas encuestados apoyaban la nueva comidas.
  • Más del 95 por ciento de las escuelas informan que están cumpliendo con éxito los estándares de nutrición actualizados. Los estudiantes de todo el país están experimentando un entorno escolar más saludable con opciones más nutritivas. Las nuevas comidas están proporcionando a los niños más cereales integrales, frutas y verduras, proteínas magras y productos lácteos bajos en grasa, así como menos azúcar, grasa y sodio.
  • El USDA continúa trabajando con las escuelas a medida que implementan los nuevos estándares. El USDA lanzó recientemente una iniciativa llamada Team Up for School Nutrition Success que permite a las escuelas que aún enfrentan desafíos unirse y aprender las mejores prácticas de las escuelas que ya están sirviendo comidas más saludables con éxito. El programa ha proporcionado capacitación a más de 3500 personas y ha sido recibido con entusiasmo por las escuelas y los funcionarios escolares.
  • Los ingresos por almuerzos escolares han aumentado. A pesar de las preocupaciones planteadas sobre el impacto de los nuevos estándares en la participación y los costos, un análisis del USDA sugiere que el año pasado, las escuelas vieron un aumento neto a nivel nacional en los ingresos de los almuerzos escolares de aproximadamente $ 450 millones. Esto incluye los ajustes de la tasa de reembolso anual, así como el aumento de los ingresos de las comidas pagadas y los 6 centavos adicionales por comida para las escuelas que cumplen con los nuevos estándares de comidas.
  • La participación está aumentando sustancialmente en muchas áreas del país.. La participación total en el desayuno aumentó en 380,000 estudiantes desde el año fiscal 2013 hasta el año fiscal 2014 y ha aumentado en más de 3 millones de estudiantes desde 2008. El USDA también ha recibido informes de muchas escuelas que indican una respuesta positiva a las ofertas más saludables y una mayor participación.

La Disposición de Elegibilidad Comunitaria bajo la HHFKA se ha implementado con éxito en más de 14,000 escuelas. Como resultado, las escuelas en áreas de bajos ingresos ahora pueden ofrecer comidas escolares nutritivas y gratuitas a más de 6.8 millones de niños. Las escuelas que participan en el CEP informan un aumento de ingresos, una disminución de los costos administrativos, una reducción de los errores del programa y una participación sustancialmente más alta en el programa: en promedio, un aumento del 9 por ciento en la participación en el desayuno escolar y un aumento del 5 por ciento en el almuerzo escolar.

A medida que más niños y escuelas continúen realizando con éxito la transición a los nuevos estándares, el USDA espera que la participación siga creciendo.

  • Prácticamente todas las escuelas continúan participando. Los datos de los estados indicaron que muy pocas escuelas (solo el 0,51 por ciento de las escuelas en todo el país) informaron haber abandonado los programas debido a las luchas por brindarles a los niños alimentos saludables. Las agencias estatales informaron que las escuelas que ya no participaban en el NSLP eran principalmente instituciones residenciales de cuidado infantil y escuelas más pequeñas con porcentajes muy bajos de niños elegibles para recibir comidas gratuitas oa precio reducido.
  • El USDA ha escuchado y seguirá escuchando a las partes interesadas y proporcionará orientación y flexibilidad, según corresponda, para ayudar a las escuelas y los estudiantes a adaptarse a los requisitos actualizados. Al principio del proceso de implementación de las comidas escolares, cuando las escuelas pidieron flexibilidad para servir porciones más grandes de granos y proteínas dentro de los límites totales de calorías, el USDA respondió. En enero de 2014, esa flexibilidad se hizo permanente. USDA is also phasing other requirements in over the next several years. And hearing schools concerns on the lack of availability of whole grain products, USDA is allowing schools that have demonstrated difficulty in obtaining adequate whole grain items to submit a request to the States to use some traditional products for an additional two years while industry works to create better whole grain products.

USDA is an equal opportunity provider and employer. To file a complaint of discrimination, write: USDA, Office of the Assistant Secretary for Civil Rights, Office of Adjudication, 1400 Independence Ave., SW, Washington, DC 20250-9410 or call (866) 632-9992 (Toll-free Customer Service), (800) 877-8339 (Local or Federal relay), (866) 377-8642 (Relay voice users).


FACT SHEET: Healthy, Hunger-Free Kids Act School Meals Implementation

Congress passed the Hunger-Free Kids Act in 2010 with bipartisan support to help ensure every American child had access to the nutrition they need to grow into healthy adults. One goal of the law was to help reduce America's childhood obesity epidemic and reduce health risks for America's children by helping schools across the country produce balanced meals so children had access to healthy foods during the school day. USDA based the new school meal standards on independent, expert recommendations from the Institute of Medicine to ensure kids are being fed healthy food while they are at school.

Results of the Healthy-Hunger Free Kids Act school meals provision to date include:

  • More kids are eating a school breakfast, giving them an important start to the school day. Total breakfast participation increased by almost 3 percent in FY 2013 and has increased by almost 25 percent since 2008.
  • Students have grown to like the healthier school meals. According to a recent survey by Robert Wood Johnson, respondents at 70 percent of elementary schools reported that students liked the new lunches. Across all grade levels, while there were initial complaints in the fall of 2012, by the end of the year the majority of the kids liked the healthier meals.
  • Kids are eating more fruits and vegetables as a result of updated standards. A recent Harvard study has concluded that, under the updated standards, kids are now eating 16 percent more vegetables and 23 percent more fruit at lunch.
  • Over 90 percent of schools report that they are successfully meeting the updated nutrition standards. Students across the country are experiencing a healthier school environment with more nutritious options. The new meals are providing children more whole grains, fruits and vegetables, lean protein and low-fat dairy, as well as less sugar, fat, and sodium.
  • School lunch revenue is up. Despite concerns raised about the impact of new standards on participation and costs, a USDA analysis suggests that in the first year of implementing updated meal patterns, schools saw a net nationwide incrementar in revenue from school lunches of approximately $200 million. This includes the annual reimbursement rate adjustments, as well as increased revenue from paid meals and the additional 6 cents per meal for schools meeting the new meal standards.
  • Healthy food standards have not increased food waste. While reducing plate waste at schools, homes and workplaces continues to be a priority for USDA, a recent study by the Harvard School of Public Health showed that new school meal standards did not result in increased food waste.
  • Participation is increasing substantially in many areas of the country. USDA has received reports from many schools indicating a positive response to healthier offerings and increased participation. Examples include Los Angeles, Dallas, and some of Florida's largest school districts. In fact, Los Angeles Unified-one of the nation's largest school districts-has seen a 14% increase in participation under the new meal standards. As more kids and schools continue to successfully make the transition to the new standards, USDA expects participation to keep climbing.
  • HHFKA has led to participation increases within many schools. The Community Eligibility Provision (CEP) under the HHFKA has been successfully implemented in almost 4,000 schools in early adopting States. More than 600 school districts across 11 States have at least one school participating in CEP. The evaluation results demonstrate that participating schools were able to increase participation in their meals programs, and as well as experience revenue gains and decreased administrative costs.
  • Virtually all schools continue to participate. Data from states indicated very few schools (only 0.15% of schools nationwide) reported dropping out of the programs due to struggles over providing kids healthy food. State agencies reported that the schools no longer participating in the NSLP were mainly residential child care institutions and smaller schools with very low percentages of children eligible for free and reduced price meals.
  • USDA has and will continue to listen to stakeholders and provide guidance and flexibilities, as appropriate, to help schools and students adapt to the updated requirements. Early in the implementation process for school meals, when schools asked for flexibility to serve larger servings of grains and proteins within the overall calorie caps, USDA responded. In January of this year, that flexibility was made permanent. USDA is also phasing other requirements in over the next several years. And hearing schools concerns on the lack of availability of whole grain pasta, USDA is allowing schools that have demonstrated difficulty in obtaining adequate whole grain pasta to use traditional pastas for an additional two years while industry works to create better whole grain pasta products.
  • USDA is helping schools encourage kids to choose new healthier options. Most recently, the Department announced $5.5 million in new grants to support Smarter Lunchrooms, a broad toolkit of easy-to-implement, low-cost, evidence-based strategies that increase consumption of healthier foods and decrease plate waste.
  • USDA is supporting numerous training sessions in conjunction with our partners to help schools implement the updated meal standards and prepare for Smart Snacks. USDA has completed seven sessions with various audiences since the rule was published, and additional training is planned for the rest of the year. The Department has made in-person trainings at 16 school professional organization meetings and have three more scheduled this spring and summer.
  • USDA is supporting implementation of the updated school meals standards and new Smart Snacks standards through a variety of additional methods.

In February, USDA announced the availability of up to $5 million through the Farm to School grant program to increase the amount of healthy, local food in schools. In FY13, USDA awarded grants to 71 projects spanning 42 states and the District of Columbia.

USDA awarded $5.6 million in grants in FY2013 to provide training and technical assistance for child nutrition foodservice professionals and support stronger school nutrition education programs, and plans to award additional grants in FY 2014.

In April, USDA awarded $25 million in grants to help schools purchase kitchen equipment that will help them provide healthier school meals.

USDA is partnering with the Alliance for a Healthier Generation to provide an online product calculator for Smart Snacks. The newest version of the calculator was released on April 7 and included a beverage module. This product calculator will assist all stakeholders in easily identifying food and beverage products that meet the new standards.


Print Options

Print The Whole Act

Print This Introductory Text only

Legislation is available in different versions:

Latest Available (revised):The latest available updated version of the legislation incorporating changes made by subsequent legislation and applied by our editorial team. Changes we have not yet applied to the text, can be found in the ‘Changes to Legislation’ area.

Original (As Enacted or Made): The original version of the legislation as it stood when it was enacted or made. No changes have been applied to the text.

Opening Options

Different options to open legislation in order to view more content on screen at once

More Resources

Access essential accompanying documents and information for this legislation item from this tab. Dependent on the legislation item being viewed this may include:

  • the original print PDF of the as enacted version that was used for the print copy
  • lists of changes made by and/or affecting this legislation item
  • confers power and blanket amendment details
  • all formats of all associated documents
  • correction slips
  • links to related legislation and further information resources

More Resources

Use this menu to access essential accompanying documents and information for this legislation item. Dependent on the legislation item being viewed this may include:

  • the original print PDF of the as enacted version that was used for the print copy
  • correction slips

Click 'View More' or select 'More Resources' tab for additional information including:

  • lists of changes made by and/or affecting this legislation item
  • confers power and blanket amendment details
  • all formats of all associated documents
  • links to related legislation and further information resources

All content is available under the Open Government Licence v3.0 except where otherwise stated. This site additionally contains content derived from EUR-Lex, reused under the terms of the Commission Decision 2011/833/EU on the reuse of documents from the EU institutions. For more information see the EUR-Lex public statement on re-use.


Breakdown of School Food Policy in the UK

School meal regulations

School Food Standards were launched by the Department for Education as part of the School Food Plan. From January 2015, these standards became mandatory for food provided throughout the school day, including breakfast clubs, tuck shops, after school clubs and vending machines, in all maintained schools, free schools, and academies founded before 2010 and after 2014. Academies founded in between this period are encouraged to sign up to the standards voluntarily. The School Food Standards set requirements for all food and drink provided in schools. They aim to make sure food provided to pupils is nutritious and of high quality. Compliance with the School Food Standards is a legal requirement for the majority of schools, academies and free schools, including all maintained schools. Those schools for which it is not mandatory are expected to comply voluntarily. For further information on the school food plan, see resources below.

Although it is the responsibility of the governing body to ensure that the school meets its statutory obligations from September 2015, under a new Common Inspection Framework, Ofsted inspections will make judgement on healthy eating throughout the school, in classrooms through learning, as well as in the provision of school food.

Since September 2014, legislation states all pupils in reception, year 1 and year 2 in state-funded schools in England must be offered a free school meal under the Universal Infant Free School Meal scheme. For more information, visit: https://www.gov.uk/universal-infant-free-school-meals-guide-for-schools-and-local-authorities.


National School Lunch Program

The National School Lunch Program (NSLP) is the Nation's second largest food and nutrition assistance program. In fiscal year (FY) 2019, it operated in nearly 100,000 public and nonprofit private schools (grades PK-12) and residential child care institutions. The NSLP provided low-cost or free lunches to 29.4 million children daily at a total cost of $14.1 billion. Average participation was less than 1 percent below that of the previous FY and about 8 percent lower than in FY 2011, when average participation peaked at 31.8 million children.

Any student in a participating school can get an NSLP lunch regardless of the student's household income. Eligible students can receive free or reduced-price lunches:

  • Free lunches are available to children in households with incomes at or below 130 percent of poverty.
  • Reduced-price lunches are available to children in households with incomes between 130 and 185 percent of poverty.

In FY 2019, school cafeterias served nearly 5 billion lunches, with nearly three-quarters of the lunches free or at a reduced price. ERS-sponsored research found that children from food-insecure and marginally secure households were more likely to eat school meals and received more of their food and nutrient intake from school meals than did other children (see Children's Food Security and Intakes from School Meals: Final Report).

USDA's Food and Nutrition Service (FNS) administers the NSLP and reimburses participating schools' food service departments for the meals served to students. Meals are required to meet nutrition standards as part of the changes required by Congressional reauthorization of the program in 2010, NSLP nutrition standards were updated to more closely match the Federal Dietary Guidelines for Americans. Within their cost constraints, school food service programs face continuing challenges to provide healthy and appealing meals that encourage student participation. This is especially true in smaller districts and certain regions that face higher food costs. See the reports:

In response to concerns about the role of the school meal environment in children's diets and other issues, the Healthy, Hunger-Free Kids Act of 2010 established updated nutrition standards for school meals and for non-USDA foods (often called "competitive foods") sold at schools participating in USDA's school meal programs. The legislation authorized an additional 6-cent payment for each meal when schools demonstrated that they were serving meals that met the new standards the legislation also established new regulations for meal prices charged to students not certified for free or reduced-price meals. The Act also created the Community Eligibility Provision, an option that allows high-poverty schools to offer free meals to all students. See the report:

USDA also encourages school districts to use locally-produced foods in school meals and to use "farm-to-school" activities to spark students' interest in trying new foods. More than 4 in 10 U.S school districts reported participating in farm-to-school activities, which includes serving local foods, in the 2013-14 or 2014-15 school years. A recent ERS study found that school districts with enrollment above 5,000 students, urban districts, and districts located in counties with a higher density of farmers' markets were more likely to serve local foods daily. Higher-income districts, those districts with higher levels of college attendance, and districts in States with more legislated policies supporting farm-to-school programs were also more likely to serve local foods daily. See the report:


Ver el vídeo: Ley de Alimentación Escolar 49 44 (Agosto 2022).